nuncamasamilado.com
Carta al hijo de puta que me destruyó a los 17 años: «Si llegás a leer esto alguna vez, vas a saber que lo estoy escribiendo yo»
Mientras me besabas pude sentir tus manos, enormes, sobre mi espalda y acaricié la tuya, sintiendo pequeñas a las mías. Entre la excitación y los nervios, sentí bajar tus manos, aún enormes, por la…