nuevayorkdigital.com
En el pálido claro de luna, la hierba canta
Miguel Falquez-Certain In this decayed hole among the mountains In the faint moonlight, the grass is singing Over the tumbled graves, about the chapel There is the empty chapel, only the wind’s home. The Waste Land, T. S. Eliot Esa mañana, Mario Rivadeneira se despertó sobresaltado con la resolana golpeando las paredes de su habitación. Había estado soñando con sus padres, en una Colombia que ya había dejado de existir, en la Cartagena de su infancia, cuando aún no había llegado la Guerra de los Mil Días a arrasarlo todo y la vida todavía era un dulce de alegría que le traían las palenqueras de Getsemaní hasta la puerta de su casa en Manga. Sin embargo, a medida que transcurría la noche, el sueño se le fue convirtiendo en una pesadilla en donde Nueva York, Barranquilla y Cartagena se entremezclaban alucinadas, en la que si bien algunas veces lograba coger vuelo como el mejor Lindbergh atravesando el Atlántico tan sólo hacía cuatro años, en [...]