ntrzacatecas.com
De política y cosas peores
La causa de aquel lance de honor fue Rosalina. Mujer de enhiesta proa y elevada popa, joven aún y de agraciado rostro, estaba casada con un señor entrado en años y cerca ya de salir de ellos, enhiesto de nada y elevado de ninguna parte. Se llamaba don Pacífico, nombre que llevaba con toda propiedad,...