nohablemosdecosastristes.com
Mirar a alguien hasta el rabillo del ojo | No hablemos de cosas tristes
Camino al trabajo trato de ver siempre a los ojos a las personas que se cruzan en mi camino, más aún cuando se trata de alguna joven muy linda. El motivo no es para nada sexual, sino un juego tonto de saber hasta que punto puedo robarme la mirada de esa persona. Si ella, quien pasa delante de mí, me mira hasta el rabillo del ojo es porque tuvo éxito en un 100%, pero si el contacto dura apenas un parpadeo, pues fue un fracaso. Realmente no se gana nada,…