lumivian.es
Dueñas
Dueñas, en las faldas de un otero, mira en su término, como si fuera su vida urbana, el discurrir lento de los ríos Carrión y Pisuerga.