luisalbertonina.com
Un político ético — Luis Alberto Nina
[...] ¡Si se cree «serio», entonces que renuncie! Si es tan ético que renuncie. [...] Yo, hubiese renunciado. Pero claro, ese soy yo que no soy [...]