luisalbertonina.com
Pedazo de estruendo — Luis Alberto Nina
[...] «A mí nunca me gustaron más que sus besos. Para mí, besar no era tan pasional, era más como una obligación de la pasión, pero una vez llegué a [...]