luisalbertonina.com
Nuestro beso se encuentra
“Imagínase” la edad, topándose contigo nuevamente, sin poder tocarte; estrechando los brazos, sin poder rozarte. Imaginémonos ambos, en aquel encuentro suspicaz y misterioso, rondando vías paralelas que se acercan cada vez más; desde lejanías opuestas, atrevidas y oportunas...