luisalbertonina.com
La Cárcel, la Libertad y la Felicidad — Luis Alberto Nina
[...] Para llegar a la felicidad, aun en el medio del cáncer, de la miseria o del exceso, hay que escuchar al corazón antes que intervenga la cabeza [...]