luisalbertonina.com
Finalmente — Luis Alberto Nina
[...] Sabíamos que iba a hacernos sentir irreversible todo este descaro; sin control, autóctono de un suspiro furtivo y atiborrado de edad e [...]