luisalbertonina.com
El silencio de la piel — Luis Alberto Nina
[...] Tus manos juntas a las mías, tu piel corrida, azarada, sobresaltada; ¡me gusta tu silencio! No hay sitio que mires donde no esté algo poblado de [...]