ljsalart.com
Manos de oro, segunda parte | Crónicas de las Hilanderas - LJ Salart
(Continúa) Los viejos se habían agrupado alrededor del cuerpo caído del chico, mascullando improperios a los dioses que habían permitido eso, alabando la destreza con las hachas del visitante, pero nadie lo atendía. Por el alfeizar de una ventana apareció el bardo, con su cítara en brazos. Saltó y corrió por la arena, a los… Leer más Manos de oro, segunda parte | Crónicas de las Hilanderas