leyendasyfabulas.com
El monstruo de la calle Alta en Málaga - Leyendas urbanas y fábulas
En febrero de 1966 cada uno andaría en sus cosas cuando una vecina de la Calle Alta de la ciudad de Málaga, por nombre Trinidad, salió de su casa corriendo y chillando que había visto un monstruo. -Estaba yo -continuó Trinidad aún visiblemente sobresaltada- en el patio preparando la comida. Picaba los ingredientes de una ensalada. Me volví hacia un lebrillo cuando vi encima de éste un animal de casi un metro de alto, muy delgado, cubierto de pelos largos de color marrón, con una cabeza muy gorda y como de un niño de seis o siete años. Pero lo que más me horrorizó fue ver sus ojos saltones, inyectados en sangre, una boca muy grande que le cogía de oreja a oreja y con dos colmillos. (…) abrió la boca con intención de abalanzarse sobre mí, amenazándome para que no gritara. Pero yo no pude contenerme y como salí del patio hacia la calle observé también con un miedo terrible cómo el monstruo pasó a la casa contigua, trepó por una canal y saltando al tejado, desapareció de mi vista. El alboroto que se organizó fue mayúsculo, ya que todos los vecinos acudieron a las llamadas de auxilio, entre ellos José Santana, un mecánico, que no dudó en subirse al tejado para intentar capturar al monstruo. Otro de los que intentaron localizar a aquel ser fue José Ríos que declaró al periodista del diario Sur: -Yo no vi nada. Pero puede que fuera porque el monstruo se asustó de mí. El suceso ocurrió a …