leyendasyfabulas.com
Leyendas urbanas de la magia: El mago que paró los relojes - Leyendas urbanas y fábulas
En cierta ocasión, un ilusionista muy famoso, da igual el nombre ya que esta historia se le atribuye a muchos, anunció un acto de dos horas que comenzaría a las 8 de la tarde. Llegado el día, el teatro estaba a rebosar de público. A la hora señalada el telón no se abrió, pasaron los minutos, e incluso más de una hora, y el público ya había perdido la paciencia. Serían más de las nueve, cuando las cortinas se abrieron y el famoso mago apareció como si nada. Todos los asistentes le recriminaron el retraso. “Señoras, señores, debe tratarse de un error” – dijo el mago – “si comprueban sus relojes podrán comprobar que son las ocho en punto.” Los asistentes al acto miraron los relojes, y ciertamente, vieron en la esfera que las manecillas marcaban esa hora. En la mayoría de los casos, aquí acaba la historia, sin embargo, el relato original es mucho más largo, y tiene más “trucos” asombrosos. A continuación de lo de la hora, el mago hace que, de no se sabe donde, comience a salir agua a una velocidad vertiginosa, hasta el punto de que en muy poco tiempo, todo el teatro está inundado, y la gente empieza a ponerse nerviosa cuando ve que el agua ya les llega al cuello, y suplican que el mago haga algo antes de que se ahoguen. Así es, tal y como apareció el agua, esta desaparece. ¡Pero, estimado lector, aquí no queda la cosa… Tras hacer desaparecer el agua, el mago se …