leyendasyfabulas.com
El duende del Darro, Granada - Leyendas urbanas y fábulas
Corría el verano de 1935, y los vecinos de la emblemática Carrera del Darro en Granada, a los pies de la Alhambra y del barrio del Albaizín, en la orilla del río Darro tuvo lugar una historia que mantuvo en vilo al vecindario durante algún tiempo. Los lugareños habían empezado a escuchar una serie de espeluznantes gritos durante la noche. El rumor de que un duende se había instalado en aquella zona comenzó a correr como la pólvora, reforzados por las declaraciones de algunos que decían haber visto: una persona pequeña y deforme. Nadie quería asomarse ni mirar dentro de la bóveda por la que transcurre el río. Las personas mayores decían que se trataba de un alma en pena. “Un demonio, un aparecido que corría de un lado hacia otro del cauce y que parecía flotar en las tinieblas“, aseguraban otros. Tampoco dudaron en relacionar el fallecimiento de un sereno ocurrido hacía más de cuarenta años, cerca de aquel lugar, con un posible fantasma. Sin embargo el acontecimiento que provocó que las autoridades intervinieran fue cuando el párroco de la iglesia de Santa Ana, un domingo por la mañana, escuchó alaridos y gritos, al asomarse a la bóveda del río vio a un extraño ser al que calificó como un demonio. Los gritos del sacerdote hicieron que acudieran los vecinos en su auxilio. La revista “Mundo Gráfico” del 31 de julio de 1935, exponía en portada el acontecimiento, y dedicaba un artículo con relatos de los vecinos, junto a una fotografía en la que …