lcblog.catholic.net
Señor, Tú lo sabes todo, Tú sabes que te amo
En medio de la soledad de la playa de Tiberíades se vislumbraba el horizonte infinito del mar y el silencioso susurro de las olas. Cristo desde la playa contemplaba la barca donde estaban sus discí…