lcblog.catholic.net
¡Pobre sinvergüenza!
Por Patricio Bringas Iturrioz, L.C. ¡Pobre sinvergüenza! Así podrían algunos llamarme cuando me miran por la calle. Quizás una persona más educada lo pensaría en su interior, pero ninguno de los qu…