lcblog.catholic.net
Mi tiempo no es tu tiempo
Y comprendí que aunque estirara con fuerza las ramas de aquella plantita recién nacida no iba a crecer más de prisa. ¿Por qué no crecía al ritmo que yo quería? Creía haberlo hecho todo bien: arar c…