lcblog.catholic.net
Han visto mis ojos
Oración para la fiesta de la presentación Ahora, puedes dejar a tu siervo irse en paz, porque mis ojos han visto… ¡han visto! Simeón había esperado por toda su vida este momento, Señor. El só…