laprincesayaseve.com
Tarde de domingo - La princesa ya se ve
¡Cuánto silencio! Han enmudecido los coches que por esta amplia avenida circulan incesantes, tras un destino a veces incierto y otros erróneos. El parloteo de los transeúntes ha cesado de repente, no escucho sus saludos, ni los móviles donde guardan tanta soledad. Ni siquiera el griterío de los niños, que en bandada salen del colegio, …