lamonomagazine.com
la tendencia del slow art: parar, observar y reflexionar
¿Cuándo fue la última vez que te paraste a observar de verdad un cuadro? Y no nos referimos a pasar por delante, leer la explicación y pasar al siguiente sino a permanecer allí delante absorbiendo todos y cada uno de los detalles, aquello que el artista quería comunicarte, que supieras. En los últimos años, los museos y las galerías han pasado a ser un lugar para pasear tranquilamente rodeados de obras de arte de las que no recordaremos prácticamente nada al salir y esto no es nada más ni nada menos que un reflejo de nuestra vida en general. La era digital ha traído claros pero también oscuros, tantos como la sobre información a la que estamos expuestos y que nos encamina a un estilo de vida frenético en el que no hay tiempo para pararse y pensar con claridad. Y esto, volviendo al ámbito artístico, tiene unas consecuencias especialmente graves porque se pierden matices y la experiencia completa de comunión con la obra. Con el objetivo de cambiar esta situación ha surgido una nueva tendencia conocida como Slow Art, algo así como arte lento, y que consiste en tomarse un tiempo para admirar el arte de verdad, dejar las prisas a un lado y concentrarnos en lo que estamos haciendo en ese preciso momento. En lo que tenemos delante.…