lamonomagazine.com
la arquitectura de la relajación: minimalismo ácido de lunes
Suena el despertador. Lo pospones una, dos y hasta tres veces. Venga, ya basta. Te levantas y empiezas a arreglarte. Luego caminas hasta la cocina arrastrando los pies y estirando los brazos en un intento desesperado por deshacerte del sueño y de la resaca del fin de semana, y te lamentas. Es lunes, otra vez, aunque algo ha cambiado en el ambiente y tu aún no te has dado cuenta. Sales a la calle. Levantas la vista hacia un cielo absolutamente despejado y te percatas de que quizás hoy no te haga falta el abrigo. Te detienes y tomas una honda bocanada de aire, y de repente caes en la cuenta de que es un aire más calido, más suave, y hasta descubres en él un aroma afrutado. Sonríes. Sí, es verdad, ya es primavera. Y aunque probablemente el aire huela exactamente igual que lo hacía ayer, y el sol brille de forma idéntica, algo ha cambiado. Y nosotros, emocionados e impacientes, le rendimos nuestra personal bienvenida con cinco fotógrafos que, al igual que la primavera, nos devuelven la alegría y el color de la mano de una especie de arquitectura de la relajación que nos hace soñar con un mundo de minimalismo ácido en el que no son necesarias las preocupaciones y, por qué no, tampoco los abrigos. T: Raquel Bueno…