kantod.com
OTOSAN (Cuento)
El relato: «Un joven peruano le teme a una palabra. Un anciano japonés lo induce a decirla. Un grupo terrorista toma la casa del embajador japonés en Perú. A su manera, el joven también se siente un rehén». Cuento por Luis Arriola Ayala El señor Kobayashi no pensó que su pedido me afectaría tanto. De pie, aguardó mi respuesta mirándome fijo con sus ancianos ojos rasgados. Oculté mi tristeza, fingí una sonrisa y asentí, bajando y subiendo la cabeza, al estilo japonés. Sin embargo, al día siguiente, no cumplí con su orden y lo saludé con un: Ohayoo gozaimasu, Kobayashi san . Aunque él era mi jefe no se molestó y seguí llamándolo por su apellido. Mi trabajo en su fábrica consistía en hacer agujeros a pequeñas piezas de bronce. Primero, colocaba la pieza en una base metálica y luego la perforaba con un taladro de brocas muy delgadas. Para…