josehoracio.com
Para la niña de los ojos bonitos – El cuaderno
Hay miradas que sólo se explican con miradas: la mía sólo se explica cuando mira a la tuya, la tuya sólo se explica cuando la mira la mía.