jggranado.photopraxys.es
Oda a Sorolla | José G. Granado
Oda a Joaquín Sorolla Seis pinceles... in atril... y una curva paleta son las armas de un valorado artista... poeta de la luz y de las sombras. Un pincel es rojo... otro es amarillo... con un cuarto pincel que es verde... un quinto que es naranja... y el sexto que es violeta. Su paleta se llena de gamas, tan sutiles como una guirnalda de mariposas. El encuentro es entre el hombre artista y la naturaleza. El toque del genio,ese toque que todo lo ve y todo lo transforma. Joaquín lleva por nombre. Un realizador de inmaculada pintura que llena de bellas impresiones nuestra pupila. Sus trazos se deslizan sobre la tela como gotas de agua sobre las hojas. El dibujo y los contornos tienen vida, tienen alma. La luz brita como manantial de brillantes trasparencias... donde la veladura es inmediata y diáfana. Que segura y precisa perseverancia nos demuestran sus obras. Las lagrimas del esfuerzo tenaz de un gran artista. Ese romance entre la tela y el creador amante, que engendran una obra