gumersindomeirino.com
Salmo 1, cada día diecinueve de julio, al borde de la acequia
Un día llamaron, en pleno verano y a la hora de la siesta, a la puerta de la casa. Cuando les abrí, quedé sorprendido. Eran seis personas que vivían prácticamente en la calle por problemas de alcoh…