generadordeideas.com
Una rosa en el desierto
A menudo la voz apacible del maestro espiritual quebraba el silencio perfecto del amanecer, para exhortar a sus discípulos diciéndoles: -Queridos discípulos míos, nada hay tan hermoso, tan bello, ni tan provechoso como el amor incondicional.