generadordeideas.com
De la vida
¡Ay del que llega sediento a ver el agua correr y dice: La sed que siento no me la calma el beber! ¡Ay de quien bebe, y, saciada la sed, desprecia la vida: moneda de tahúr prestada, que sea al azar rendida! Del