fotolarioja.com
El junco. Se dobla, pero no se rompe.
Related Post Salinas. Negocios de ayer y de hoy Catedral de León. El gótico casi alcanza a Dios Otoño en efervescencia Ermita del Santo Cristo, Tobera Relacionado