escribocreativo.com
Los infortunantes racimos de pieles
El cielo se pierde, los pájaros cantores risueños se despiertan de su densa siesta al abrigo de la paja y las ramas. El aire se escarcha, pues la podredumbre deja existir los campos de zarzas rojas…