erikasimone.com
Un acontecimiento inevitable
—¡Berenice! Métete a la casa! —Berenice pegó un brinco al oír el grito de su esposo. ¡Solo había una razón por la que Lalo jamás le alzaría la voz! Dejó caer la escoba en la banqueta y corrió hacia…