erikasimone.com
Un acontecimiento inevitable
—¡Berenice! Métete a la casa! Ella pegó un brinco al oír el grito de su esposo. Solo había una razón por la que Lalo jamás le alzaría la voz Dejó caer la escoba y corrió hacia la puerta de su casa.…