erikasimone.com
el Señor trajo un alma (y luego más)
El otro domingo, me encontraba en la puerta del Centro Bíblico llamando a los niños por sus nombres porque Ricky y yo los íbamos a llevar a sus casas. Gabi, una niñita de cabello ondulado, ojos gra…