enriquejavierdelara.es
CIEN CORTOS CUENTOS: I. Comerse el mundo
Cuando mi esposa dejó de amarme comenzó a referirse a mis defectos sin ambages. Y el caso es que reconozco que sí, que siempre tuve muchos. La falta de carácter; decía ella, es lo que más me había …