davidburt.es
2 Pedro 3:8-9
8 Pero amados, no ignoréis esto: que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. 9 El Señor no retarda la promesa, como algunos la consideran tardanza, sino que es paciente hacia…