blog.oletuslibros.com
Calle Blas
Cuando una cigüeña alza el vuelo, no sabe con certeza hacia donde la llevará el viento. Tampoco el viento sabe lo que se encontrará en el aire y ciertamente, el aire entra por las narices de los ga…