blog.editorialparaisoperdido.com
Me enamoré de ti en una FIL: la audacia
Lo hermoso es que no pasó nada. No fue una gran historia de amor, no conocimos nuestros lados horribles, no aprendimos valiosas lecciones de nuestro tiempo —breve o eterno— juntos y, sobre todo, no nos convertimos en fantasmas del otro