blog.editorialparaisoperdido.com
El (muy lamentable) estado de las cosas | Editorial Paraiso Perdido
Me queda claro que ahora sí, estamos solos y que nos toca a nosotros sacar las lacras de la vida pública del país y limpiar la casa.