blog.editorialparaisoperdido.com
"Cuarto obscuro", postal | Editorial Paraiso Perdido
De pie, frente a ella, se transforma. Bien dicen los viejos que él tiene ese poder. Muta a otro personaje del juego de lotería: mostacho delgado, fino; tez blanca, cabello obscuro corto-bien-peinado; figura delgada, vestida con un traje ad hoc para apostar en un casino de La Habana de los años cuarenta. “El catrín”, dice en las cartas del mentado juego. “El diablo”, ella escucha entre sueños una voz masculina que la excita. La punta de la lengua recorre su oreja derecha.