blog.chlewey.net
No me gusta el trago
No me gusta el trago. Sabe feo. Me parecía feo cuando mis padres me lo ofrecían de niño (eran otras épocas) y por ello lo seguí rechazando al hacerme más viejo. No soy abstemio completo. Muy de vez en cuando me he tomado una cerveza para la sed. Una. Una botella de 250 cc, porque una pinta no me cabe. Ni la segunda botella. A veces ni siquiera me puedo terminar esa servida porque no me gusta. No me gustan las personas con tufo. Bueno, otros no gustarán de mi aliento descuidado, pero no hablo de ellos. Hablo de que no me gustan las personas con tufo, con el aliento de bebedor. No me gustan los borrachos extrovertidos que quieren ver a todos a su alrededor tomando con ellos disque para que nos sintamos bien. No me gustan, en absoluto, los conductores borrachos. No me gustan las odas al trago. La idea culturalmente aceptada de que tomar … Continue reading →