blog.chlewey.net
Doñaflorindos
La idea de que un pobre asalariado no debería votar por la derecha o si no es un traidor de clase, o sufre de síndrome de Estocolmo o síndrome de Doña Florinda es partir de una retórica de conflicto empleado-empleador y desconocer que somos personas complejas y desconocer que hay más razones que sólo prebendas laborales. Una buena parte de la izquierda se presenta como la abogada de causas. No sólo la causa del pobre asalariado, también la de las reivindicaciones de género y raza, la de las causas animalistas y ecológicas y, en últimas, la que quiere meterle la mano a todos los aspectos de nuestras vidas con la mejor intención. Para muchos asalariados pobres, para muchas mujeres y para muchos en las minorías LGBT*, para muchos negros e indios, esas buenas intenciones no son suficientes frente al peligro que los bienintencionados … Continue reading →