blog.chlewey.net
Reflexiones legalizadas
Salvo cosas como el café o el chocolate no consumo regularmente ninguna substancia química que sea considerada una droga. No fumo, salvo pasivamente y a regañadientes. Soy abstemio por gusto frente al alcohol: no me gusta tomar aunque muy ocasionalmente acompañe una comida con un vaso de cerveza (250 cc, no una pinta) o una copa de vino. Nunca he usado drogas recreativas ilegales y con cierta desidia me tomo las drogas medicinales que me han recetado. Detesto que fumen al lado mío. Por otro lado soy padre. Tengo dos hijos que si bien hoy son lo suficientemente pequeños como para preocuparme en no pocos años podrían ser consumidores de substancias adictivas. No me gustaría verlos convertidos en alcohólicos, fumadores empedernidos o drogadictos. Dicho esto creo que pertenezco al segmento demográfico que más se opondría … Continue reading →