blog.chlewey.net
Yo creo en el amor
Bloguero invitado: José Luis Peñaredonda* "Hasta que la muerte los separe", dice el cura. Ellos sonríen. La muerte y el tiempo que los separa de ella es la última de sus preocupaciones. Ahora viene la ceremonia y la mamá de la novia está con los pelos de punta debajo del litro de laca que fija su peinado. Vienen los hijos, sacrificios, presupuestos y préstamos de vivienda, pero ya habrá tiempo para pensar en todo eso. Primero los gozosos. Es que toda la gente que yo he conocido se ha casado ebria. No de alcohol al estilo Las Vegas, por supuesto. Ebrias de amor, de sueños. O, como dicen los neurocientíficos, de endorfinas. Si uno les hace caso a estos seres extraños de bata blanca que dicen que tienen todas las respuestas, estar enamorado es más o menos como haber consumido anfetaminas por un tiempo relativamente largo. Pero … Continue reading →