blog.anarkasis.com
Yendo a misa
París debió de ser una ciudad para enamorarse locamente. Ya no tanto, están los muelles del Sena demasiado limpios, demasiado preparados para el turismo, anaturales, si me permiten el término, pero…