bit.ly
La escuela de mujeres
Molière dedicó su vida al teatro. A los 21 años se incorporó a una troupe de cómicos de la legua y recorrió Francia durante doce años. Se instaló en París y se presentó ante el rey. A Luis XIV le encantó Las preciosas ridículas y desde entonces le otorgó al dramaturgo su apoyo y su amistad.