bellezaenvena.com
Filosofía olfativa | Belleza en vena
Aseguraban los grandes pensadores de la antigua Grecia que la naturaleza se componía de cuatro elementos: agua, tierra, fuego y aire. Lo que estos filósofos no se podían imaginar es que, muchos siglos después y tras pasar por los modernos alambiques de destilación y extracción de olores, cada uno de ellos tendría su propia versión olfativa. Seguro que Tales de Mileto, que fue quien propuso el agua como principio de todas las cosas, sería un adicto confeso a L'Eau d'Issey pour homme, de Issey Miyake (84 €/125 ml). Elaborado en 1994 por el gran Jacques Cavallier, este clásico de la perfumería moderna fue el máximo exponente de la nueva subfamilia de fragancias acuáticas que vivieron su momento de gloria a finales del milenio pasado. Su secreto reside en el calone, un ingrediente sintético de composición parecida a las feromonas producidas por ciertas algas y que aporta una nota muy reconocible de brisa marina. Para Jenófanes de Colofón, la tierra era el elemento fundamental: todas las