bellezaenvena.com
Vuelve el hombre, por Juan Luis Cano | Belleza en vena
Dicen quienes saben del alma humana que no llegamos a conocer el valor real que de las cosas, los afectos e incluso de los amores hasta que nos vemos privados de ellos. Es entonces, frente a frente con la ausencia, cuando calibramos el vacío que dejó en nosotros esa cosa, ese afecto o incluso ese amor y sufrimos sus consecuencias. Puede ser que ese dolor abstracto del abandono lo hayáis sentido muchos de vosotros y vosotras ante mi prolongada ausencia de este blog. Lo entiendo. Seguramente mis artículos habían llegado a convertirse en una especie de droga intelectual sin la que ya no podíais imaginar vuestra existencia. Quizás no, pero lo más seguro es que sí, por eso os comprendo, del mismo modo que comprenderé vuestro gozo, vuestro entusiasmo, vuestro regocijo al saber que vuelvo a escribir aquí. Como gotas de néctar mis perlas literarias adornarán una vez más este blog y contribuirán a que refulja nuevamente con más esplendor. De nada. Hace tiempo, años, publiqué un post en el