bejalon.com
Un día lluvioso de verano
Era un día lluvioso de verano. Y la lluvia me pilló de pleno, en pleno paseo. Cerca había un bar que, con su aspecto acogedor, parecía un lugar perfecto para secarme. Estaba en la gloria, sentada sola al fondo del bar leyendo un libro y tomando un café. No oía a nada, no veía a nadie