atenasdigital.com
Redescubriendo Poros | AtenasDigital.com
Linda Baseggio.- Ir a Poros en coche, cuando se puede llegar cómodamente en barco desde el Pireo, es una decisión que tomarán los que, al igual que Machado, piensan que “se hace camino al andar”. El viaje dura unas cuatro horas sin tráfico y recorre el hemiciclo del Golfo Sarónico: pasado Corinto hay que estar pendiente de las indicaciones hacia las islas para dejar a nuestra derecha el abrazo verde del Peloponeso y adentrarse en la empinada península de la Argólida. La carretera sube y baja siguiendo la morfología del territorio, bordea el desvío al antiguo teatro de Epidauro (que alberga el festival de Teatro Clásico hasta el 27 de agosto) y, antes de llevarnos a Gálatas, puerto desde el que coger el ferry hacia Paros, se dirige a la izquierda, hacia la península de Méthana. Verde de pinares y roja de basaltos, Méthana alberga más de treinta volcanes, esporádicamente activos hasta hace 300 años: la erupción más famosa fue la que, en 230 a.C. describió Pausanias en su “Guía de Grecia”