asociaciontimoteo.org
LA HUMILDAD DE UN NIÑO
“Cántico gradual de David. Jehová, ni se ha envanecido mi corazón, ni mis ojos se enaltecieron: ni anduve en grandezas, ni en cosas demasiado sublimes para mí. En verdad que me he comportado y he a…