ajenoaltiempo.com
Una vez a la semana
Como casi cualquier habitante del mundo en ésta era, soy esclavo de mi rutina pero debo reconocer que, aunque me pese, también soy adicto a ella. La necesito. No me permito alterarla dos días segui…